Avisar de contenido inadecuado

Psicoaromaterapia como auxiliar en crisis emocionales

{
}

PSICOAROMATERAPIA COMO AUXILIAR EN CRISIS EMOCIONALES

 Charla presentada en el IV Congreso Internacional de México (Noviembre 2008) organizado por AMIPA.

PSICOAROMATERAPIA COMO AUXILIAR EN CRISIS EMOCIONALES

 Charla presentada en el IV Congreso Internacional de México (Noviembre 2008) organizado por AMIPA.

Ponente: Enrique Sanz Bascuñana

(Se autoriza la reproducción total o parcial de este texto citando la fuente original. Gracias)

En algunos momentos de nuestras vidas, parece como si no encontrásemos la fuerza y energía necesarias para poder vivir nuestras emociones de manera positiva, creativa, enriquecedora, de manera que nos alimenten y nos hagan crecer como seres humanos. Aparentemente, es al contrario, todo un universo de sensaciones nos hace sentir como si estuviéramos en una montaña rusa emocional que nos lleva a territorios desconocidos y nos hace vivir sensaciones desagradables, duras, difíciles al fin y al cabo, parece como si nos sumergiera en muchas ocasiones, en pozos oscuros, difíciles, desagradables, que nos producen mucho dolor y sufrimiento.
Todos nosotros hemos vivido y vivimos este tipo de experiencias. Todos nosotros buscamos la felicidad. Todos nos preguntamos, en uno u otro momento de la vida, qué sentido tiene tanto dolor y sufrimiento en nuestras vidas y en el mundo, y no siempre encontramos respuestas a estas angustiosas preguntas.

Algunos maestros espirituales antiguos y modernos, no obstante, nos señalan que las emociones y lo que estas nos llevan a vivir diariamente, son el mejor camino para auto conocernos y para evolucionar y que las emociones que nos hacen sufrir y que nos producen dolor, también nos hacen crecer y madurar si sabemos extraer las enseñanzas de las que son portadoras (no hay que olvidar que también hay emociones que nos producen bienestar y placer, no pretendo asociar "emoción" a dolor únicamente).

Personalmente creo que es cierto que una mayor consciencia sobre nuestras mareas emocionales y sus causas, son una escuela de vida imprescindible y valiosísima para pasar por nuestra existencia de la forma más plena posible. Por lo tanto, desde mi punto de vista, no hay que suprimir las emociones "negativas" -aquellas que nos producen dolor y sufrimiento- y sólo buscar las "positivas" - aquellas que nos producen placer y bienestar-, porque si SUPRIMIMOS una emoción, lo que realmente estamos haciendo es "enterrarla", ocultarla en nuestro subconsciente. Esto es una simple estrategia de evasión, ya que no resuelve el problema de fondo.
Si las emociones son lecciones de vida, enseñanzas, la forma de que nos sirvan y ayuden a crecer no consiste en que enterremos el libro y olvidemos su contenido, ya que no habremos aprendido nada, sino que lo abramos, leamos, integremos el conocimiento y de este modo, podamos liberarlo una vez realizada su función.
Creo que esto es muy importante para todas aquellas personas que ven el la Aromaterapia, o en cualquier otra terapia o sistema externo, una solución a los problemas emocionales.
En nuestro recorrido por la vida, vamos a encontrarnos todo tipo de maestros y guías, de libros, enseñanzas, teorías, etc., que nos van a ofrecer el "MILAGRO" de hacer desaparecer nuestro dolor.
Nadie quiere, conscientemente, sentir dolor por enfermedades físicas o mentales, por pérdidas como muertes, divorcios, enfrentamientos, etc., nadie quiere tener problemas económicos que le hagan sentirse angustiado constantemente, nadie quiere ser agredido, nadie quiere morir..., forma parte de nuestra condición humana. Del mismo modo, cuando vemos a alguien en alguna situación difícil, la parte más  noble de nuestra naturaleza entra en acción e intenta ayudarle a solucionar su dolor.
Parece claro que los seres humanos huimos del dolor y el sufrimiento, sin embargo ¿porqué todos nosotros estamos inmersos en ellos?.
Tal vez porque la vida en este mundo es así, esa es su naturaleza, y esa es la realidad.
No vamos a cambiar la realidad cerrando los ojos o intentado engañarnos diciendo que lo blanco es negro, pero sí podemos cambiar COMO DESDE NUESTRO INTERIOR VIVIMOS ESA REALIDAD.
Desde aquí, la Aromaterapia y la Psicoaromaterapia, son aliadas muy valiosas y agradables que nos pueden ayudar mucho en  nuestro camino. Pero los aceites esenciales NO VAN A PRODUCIR MILAGROS, el milagro debemos crearlo nosotros.
Vamos a encontrar, como decía antes, todo tipo de personas y métodos que nos prometerán eliminar el dolor, el sufrimiento, incluso algunos muy atrevidos que intentarán convencernos de que nuestro cuerpo jamás morirá... Por lo general, vamos a ver que todos ellos van a cedernos "generosamente" estos conocimientos a cambio de alguna cantidad de dinero... Hasta ahora parece que todo va bien, todo el mundo tiene que sobrevivir y el intercambio es la base de nuestra vida en este planeta, pero ¿qué pasa cuando estas personas enferman? ¿qué pasa cuando estas personas sufren? -porque sufren- ¿qué pasa cuando estas personas mueren?...
Pues que nos han engañado...
Nos han engañado porque nos hemos querido dejar engañar, porque hemos puesto en sus manos el poder de nuestra vida que sólo nos pertenece a nosotros, buscando externamente quien se haga cargo de nuestros problemas y nos los resuelva.
Los aceites esenciales no van a hacer el trabajo que nos toca realizar como seres en crecimiento y evolución. Todas las emociones del mundo tienen que ser vividas, integradas, aprendidas por todos nosotros (las "buenas" y las "malas"). Que nadie espere que por usar o ponerse un aceite esencial, de repente va a ver solucionado cualquiera de los conflictos vitales que mantiene, eso es  absurdo y es poner el poder y la responsabilidad personal en algo externo, concretamente, en una botellita con un líquido que huele bien.
Entonces, si esto es así ¿para qué sirven los aceites esenciales? ¿porqué el título de esta charla hace referencia a ellos como "ayuda en crisis emocionales"?.
Creo que cuando una persona se hace consciente de que tiene un problema, un conflicto, o un malestar
emocional, y quiere resolverlo para sentirse mejor y para crecer como persona, los aceites esenciales sí son una gran ayuda, un buen compañero que nos da su apoyo, su energía, su maravillosa vibración y aroma, para alimentarnos, para fortalecernos, para darnos el empuje o simplemente, para darnos el cobijo, como si fueran un hombro en el que apoyarnos, en un momento difícil del camino.
Todos nos hemos visto en situaciones así, y es bueno recordar lo reconfortante e importante que es, a veces, una simple sonrisa, una palabra de apoyo, un gesto o una mano que nos ayuda a levantarnos. Después seguimos solos, pero en ese momento, esa intervención externa nos ha dado un respiro o nos ha dado "combustible" para continuar nuestro viaje con fuerzas renovadas.
Creo sinceramente que este es el verdadero papel de los aceites esenciales en procesos emocionales, y que si los hacemos servir con esta perspectiva, encontraremos mucha ayuda y no saldremos decepcionados de la aromaterapia.
¿Quien no ha vivido alguna vez la experiencia de ponerse enfermo físicamente después de una experiencia traumática, un disgusto, una fuerte discusión, un enfado o una situación muy estresante?. Los niños suelen ser excelentes barómetros tanto de procesos emocionales propios como en su entorno (familia, colegio), somatizando con mucha rapidez conflictos emocionales.

Desde este punto de vista, entonces, los aceites esenciales serían unos preparados que permitirían desbloquear y fluir mejor las energías estancadas por procesos emocionales. Cada día parece más evidente, incluso desde los sectores más conservadores del mundo de la medicina, que muchas enfermedades físicas tienen un componente emocional o psicológico. Esto ya lo sabían las antiguas tradiciones de todo el mundo, y está muy bien que volvamos a recuperar esa visión.

También es bueno honrar en nuestra vida estas experiencias, las "buenas" y las "malas" como formas que encontramos de crecer y  madurar, creo que la tendencia que encontramos en ciertas ramas de la "new age" de pasar de puntillas o simplemente de ocultar o camuflar emociones dolorosas es una forma de llegar a mucha gente y de hacer buenos negocios -nadie gusta de pasar por el dolor-, pero no lleva a cambios profundos en la vida de las personas.

Establecidas estas premisas, me gustaría comentar algunas cosas que podemos disfrutar de algunos aceites esenciales, ya que para mí es claro que no hay un criterio común que sirva para todas las personas por igual.

Es muy importante notar la conexión o necesidad que cada persona tiene en cada momento de su proceso personal para ayudarse de un aceite esencial u otro.

Una de las cosas que más me gusta de la Aromaterapia es que, en esencia, siempre busca tratamientos PERSONALIZADOS. Entiendo que los seres humanos, siendo intrínsecamente iguales, tenemos necesidades diferentes en momentos diferentes de nuestras vidas, y que lo que funciona para una persona no lo hace en otra. Esto he observado que es especialmente significativo en las terapias sutiles, tales como Homeopatía, Flores de Bach, Aromaterapia, Musicoterapia, Cromoterapia, Radiónica, etc.

Si nos entendemos como seres complejos, formados por varias manifestaciones de la energía, podemos entender que cada uno de nosotros, cuando se encuentra en un estado desequilibrado que le produce dolor o sufrimiento, necesita de un tipo de energía determinado que le ayude a encontrar su punto de equilibrio. Por ello, para la determinación de qué aceite esencial necesitamos en cada momento, son muy prácticas técnicas de diagnóstico tales como la Kinesiología (cinesiología) y radiestesia, ya que operan desde una parte de nuestro ser mucho más sabio que la mente racional.
En Aromaterapia, no obstante, disponemos de un recurso muy precioso que no tienen otras técnicas: LA AFINIDAD OLFATIVA.
Para mi resulta más que evidente que, cuando un aceite esencial gusta sobremanera frente a otros, es porque esa persona, en ese momento de su vida, lo necesita, ya que le aporta la energía que vibra en sintonía con sus desequilibrios, la energía que le aporta bienestar. El bienestar es un buen barómetro para enseñarnos el buen camino. Si escuchamos al cuerpo, las sensaciones de bienestar o dolor son mensajes llenos de información para
nosotros. Por ejemplo, si hubiese hecho caso del dolor de estómago que me producía la reunión de negocios que tuve con aquella persona, y no hubiese comenzado ningún negocio con ella, ahora no me vería en el problema que me estoy encontrando. No escuché a mi cuerpo en ese momento. Cuando un aceite esencial me llama poderosamente, cuando su olor me parece sublime, me hace encontrarme bien, me llena, me alimenta de algún modo, quiere decir que ese aceite esencial, en ese momento, es bueno para mi. Siempre recalco en mis cursos la importancia de escucharse y respetar que lo que para una persona puede ser excelente, para otra puede ser hasta repugnante... Por ello me resisto a dar especificaciones categóricas sobre el efecto que pueden tener los aromas de los aceites esenciales, porque no siempre es igual para todo el mundo, y es especialmente visible cuando en un grupo de personas, a una le repugna el olor de un aceite esencial que resulta  delicioso para otra. Aquí vemos claramente que no podemos clasificar los aceites esenciales, porque su efecto está en función de esa maravillosa e increible creación que es el ser humano, y que es diferente en cada uno de nosotros (esto también nos evita los errores  que a veces se producen por interferencia en test de kinesiología o radiestesia).

A pesar de todo, hay una energía y una dirección bastante clara en general en cuanto a efectos, también generales, de los aceites esenciales. Hago aquí resumen de los que he podido observar durante todos estos años, por mi experiencia y la de personas de mi entorno personal y profesional, de los que son para mí aceites esenciales más significativos como ayuda en procesos emocionales:

ALBAHACA (Ocimum basilicum)- Hojas-

En la medicina Ayurvédica, esta planta es sagrada, protectora del cuerpo, consagrada a Vishnu y Lakshmi, también a Krishna. Es un amuleto y filtro de amor. Favorece el nacimiento de la simpatía y calma la cólera.
Este aroma nos permite conectar con la seguridad interna, especialmente en cuanto a la comunicación con los demás. Favorece la autoexpresión y ayuda en los miedos asociados a hablar en público o simplemente a decir lo que se cree. Es un aroma que conecta con el frescor y la claridad que nace de la autenticidad y de los sentimientos puros del corazón, por lo tanto está en contra de aquellas expresiones que pretenden manipular o controlar a otras personas o situaciones.

ANGÉLICA (Angelica archangelica) - Raíz-

El aroma de este aceite esencial, de nombre angelical, puede confundirnos respecto a sus aplicaciones prácticas, ya que se trata de uno de los mejores aliados para enraizarnos, tal y como ocurre con la planta, que posee un sistema radicular muy poderoso y eficaz. Cuando necesitamos conectarnos con la realidad, con nuestra vitalidad y poder físico, con nuestra fuerza para solventar dificultades, es bueno acordarse del potente, picante y terroso aroma de la raíz de angélica (existe otro aceite esencial de las semillas). Nos resulta útil en situaciones en las que queremos aposentarnos y expresar con fuerza nuestras ideas, llevándolas a cabo hasta el final. Excelente para personas que siempre "están en las nubes".

AZAHAR /NEROLI (Citrus aurantium L. var. amara) -Flores-

Para la medicina Ayurvédica, es un excelente tranquilizante natural. Evita el nerviosismo y la crispación mental.
El delicioso y único aroma del azahar nos permite encontrar un espacio interior amplio, luminoso, sereno y pacífico, desde donde podemos encontrar respuestas y elecciones en momentos críticos de la vida. Desde la luz y la amplitud, desde la paz y la serenidad, elegimos los caminos más armoniosos y beneficiosos en las encrucijadas vitales en las que nos vamos encontrando en el camino de la vida.

BERGAMOTA (Citrus bergamia) - Pericarpio -

En aquellos momentos oscuros, donde parece que no encontramos salida, donde todas las puertas parecen cerradas, donde se ha perdido la esperanza, la alegría, incluso las ganas de vivir, el aroma alegre, vivo, fresco, solar de la bergamota, es un bálsamo bendito que nos conecta con la luz perenne de nuestro espíritu. La luz está en nuestro interior, el olor de la bergamota nos conecta rápidamente con ella. Los momentos de sombra, la "noche del alma", son oportunidades de la vida para aprender sobre nosotros, sobre nuestra riqueza interior, sobre nuestra humanidad. La depresión y la tristeza sólo son lugares de tránsito, de conocimiento, no son un buen refugio para esconderse del dolor, porque nos producen mucho sufrimiento.
Es en la más completa oscuridad, donde se hace más formidable la presencia de la luz.

CEDRO VIRGINIA (Juniperus virginiana) - Madera-

Aceite esencial de fragancia leñosa, cálida, seca, masculina. Conecta con la seguridad, con la rectitud, con la corrección.
Cuando necesitamos cambiar el rumbo de nuestra vida, cuando hace falta valor para dar pasos cruciales e importantes, su aroma delicioso y austero nos ayuda a conectar con la fuerza interior necesaria para ello.

CLAVO (Eugenia caryophylata) - Botón floral /especia -

Según la medicina Ayurvédica, este aceite esencial reequilibra el fuego en el cuerpo, aportando armonía y aumentando el control sobre uno mismo y descargando la cólera y animadversión. Ayuda a la reconciliación, calmando los conflictos relacionales y afectivos. Estimula la consciencia, favorece la concentración.
Eugenia significa "bien nacida", el aroma picante y especiado de este aceite esencial nos ayuda a "renacer" en la vida cuando buscamos nuevas perspectivas vitales, cuando nos encontramos en tal desorden que parece estemos en un callejón sin salida...
El aroma conecta con una energía de limpieza, de ligereza, que permite eliminar lo sobrante, lo superfluo en la vida. Las ataduras inútiles, las cosas que no sirven, las cargas innecesarias que hacen el camino más pesado.
Conecta con la sencillez y la apertura mental.

CIPRES (Cupressus sempervirens) - Ramas/hojas/bayas-

Este árbol elegante, esbelto, espiritual y sobrio como pocos, nos conecta con la energía de protección y con la alineación necesaria cuando grandes cambios se producen en la vida. Damos un paso importante, pero tenemos que contar con el peso y la resistencia al cambio que siempre se produce. Necesitamos entonces una guía firme y segura, la propia forma y energía del ciprés nos conecta con ella.
Los cambios importantes en la vida suelen ir acompañados de fuertes sensaciones emocionales, con las que a veces no sabemos qué hacer. De algún modo, lo que hemos vivido anteriormente es muy diferente a lo que se nos pone por delante, y eso da miedo, inseguridad y angustia. Para pasar la prueba de la mejor manera posible, alinearse con nuestro centro es básico. La respiración es un tesoro inapreciable. El aroma del ciprés también nos ayudará a situarnos firmemente sobre el timón de nuestra vida para atravesar la tormenta en la que nos hemos precipitado. A medida que el barco vaya atravesando la tormenta, veremos cómo aparecen los aliados y ayudas que nos acompañan constantemente, que tenemos en nuestro interior. La voz interior es la mejor guía en este viaje.

HIERBABUENA (Mentha hybrida) -Hojas-

El aroma fresco, dulce, refrescante y alegre de la hierbabuena conecta con la vida, con el movimiento, con la acción.
Nos aporta vigor cuando estamos agotados, muchas veces, por dirigir nuestra energía hacia tantos frentes, que no llegamos a ninguno correctamente. Su energía fresca y directa, como un rayo láser, puede ayudarnos a enfocar nuestros esfuerzos en objetivos concretos de manera que no dispersemos nuestra energía vital.

INCIENSO (Boswelia carterii) -Resina-

Esta resina sagrada, de aroma penetrante y ligeramente picante, empleada desde la Antigüedad para entrar en comunión con el mundo espiritual, es  excelente para entrar en meditación y limpiar el campo etérico.
A nivel emocional, ayuda a sentirse protegido al conectar con la fuente de Amor Universal. Nunca estamos solos ni desamparados si somos capaces de conectar con ella.

JARA (Cistus ladaniferus) - Tallo/hojas-

La fragancia de la jara es extraña y única. No permite ambigüedades, o te gusta o no te gusta nada. Es un olor muy intenso, de tipo casi animal, almizclado, seco y dulce a la vez. Es un aceite esencial único con propiedades terapéuticas muy específicas. Muy buen regenerador y cicatrizante. También a nivel emocional es así, regenerador, cicatrizante... A emplear en situaciones realmente difíciles y traumáticas, aporta el calor y quietud necesaria para no dejarse llevar por la desesperación o la locura. Aroma para las crisis, como oportunidades únicas de cambio y aprendizaje. Aplicada en la zona del corazón, suaviza el dolor emocional.
Su poderosa energía reestablece el flujo energético en todo el organismo. Ayuda a tomar conciencia, por lo que daremos el tiempo que nuestro proceso necesite para llegar a buen fin.

JAZMÍN ABSOLUTO (Jasminum officinale) -Flores-

En medicina Ayurvédica, se considera a esta flor como extremadamente refrescante y calmante. Ligeramente afrodisíacas (para las mujeres), incrementan el amor y la compasión y favorecen la recepción de las vibraciones de los mantras.
El aroma único de la flor del jazmín, sublime, permite transformar los miedos en material de autoconocimiento. Sentarse junto al miedo, aceptarlo, observarlo,  dejarlo sentir junto al aroma del jazmín y confiar en la respuesta que está en nuestro interior. Respirar conscientemente en todo momento.

JENGIBRE (Zingiber officinale) -Raíces-

Considerada en la medicina Ayurvédica como la mejor especia y la más sátvica de todas -Sattva, uno de los 3 principios básicos, principio de la luz, de percepción, de inteligencia y armonía. Sattva es la cualidad correcta del espíritu-. Se le considera como "remedio universal".
De aroma picante, especiado, el jengibre es excelente, tanto en aroma como en aplicaciones sobre la piel o tomando en rodajas la raíz en infusión, para combatir el agotamiento físico y emocional.
Tónico excelente, su acción energetizante es especialmente valiosa cuando después del agotamiento aparecen sentimientos de melancolía y tristeza. Cuando estás a  punto de tirar la toalla, el jengibre da fuerzas para resistir y seguir adelante.


LIMON (Citrus limonun) - Pericarpio-

Es un clásico en la Psicoaromaterapia como estimulante mental. Mejora la concentración, la retentiva, la memoria. Este aroma estimula el hemisferio izquierdo, racional, permitiendo liberarse de la confusión. Inhalar en momentos de mucho "parloteo mental", cuando cuesta tomar decisiones por falta de claridad.

MENTA PIPERITA (Mentha piperita) - Hojas-

Junto con el limón, otro clásico como estimulante mental, pero en este caso, con la potencia y el frescor de su energía "láser" que profundiza más allá de la mente, más arriba, hacia donde nace la intención de las cosas. Ayuda a conectar con el propósito de vida, a centrarnos en el camino que nuestro ser interno quiere seguir.
Conecta con la pasión: "la menta, la pasión aumenta" dice un refrán español.

NARANJA DULCE (Citrus sinensis) - Pericarpio-

Este es un aroma de alegría. Ayuda a conectar con el sentido del humor, con la alegría, con la ligereza de la vid. En momentos de depresión o profunda melancolía, es bueno conectar con la risa, con el humor, que nos sacan del pozo de nuestra auto conmiseración y nos conectan con la grandeza de la VIDA. Las preocupaciones, el estrés, el
darle mentalmente muchas vueltas a las cosas, son excelentes maneras de perder mucha energía. Acabamos agotados sin hacer esfuerzos físicos.
Inspirar y expirar con el aroma de la naranja, sonreír al hacerlo, es una manera muy económica y eficaz de cambiar el rumbo de un día, de una vida.
Para los serios...

PACHULI (Pogostemon cablin) - Tallo y hojas-

Este es tal vez el aroma más intenso y persistente con que trabajamos en Aromaterapia. Su olor húmedo, oscuro, terrenal, ha sido asociado injustamente durante décadas a suciedad y falta de higiene, por el mal uso que se hizo durante la época hippie. Sin embargo, si nos permitimos "escucharlo" con nuestro olfato, veremos infinidad de matices y de riqueza -sobre todo si es maduro, si tiene algunos años- aromática, y sentiremos como una sensación de paz nos llena. El aroma del pachuli conecta con la paz interior, con el consuelo de la reconexión de todas nuestras partes separadas, lo que a veces se llaman "fragmentos del alma". Esta separación no es real, pero para nuestra mente  convencional si lo parece. La energía del pachuli ayuda a entrar en el estado de serenidad y de paz interior que nos alimenta como ninguna otra cosa. Respira conscientemente, conecta con el aroma, conecta con tu corazón, permite que la suave energía del pachuli penetre en todo tu cuerpo y ríndete al ritmo del Universo.

PALMARROSA (Cymbopogon martinii) -Tallo y hojas-

El suave aroma de la palmarrosa conecta con el corazón, permite abrirlo en situaciones dolorosas de traición o herida emocional. Dentro del corazón, el bálsamo de la compasión y la energía del amor que todo sustenta, ayudan a curar, regenerar y cicatrizar esas heridas. Por lo general, suele ocurrir que es a nosotros mismos a quien primero tenemos que perdonar. También es a quien más suele costar hacerlo... El camino del perdón es difícil y sublime. Difícil porque requiere de nosotros desprendernos de nuestras miserias, y de nuestras mentiras y conectarnos con lo que realmente somos. Diametralmente opuesto al ego que suele gobernar nuestros actos. Sublime, porque nada hay más sanador y curativo:, sólo desde el perdón florece la nueva vida. No se puede caminar por el mundo con las heridas abiertas, no durante mucho tiempo al menos. Hay que tomarse el tiempo que se necesite para curarlas, cerrarlas y aprender de la lección que nos ha traído esa experiencia.

POMELO (Citrus paradisii) -Pericarpio-

De aroma excepcionalmente agradable, su energía conecta con la alegría, el optimismo, la luz, la ligereza.
En momentos de decaimiento emocional, nos aporta una energía que conecta con la vida, y con el propósito que hemos venido a realizar cada uno de nosotros. Todos somos importantes, todos somos únicos y diferentes, todos estamos aquí porque nuestra contribución es necesaria. El pomelo conecta con la energía del Sol, generosa, abundante, incesante, que da y da vida...

ROSA (Rosa damascena) -Flores-

Es el aroma del amor. La rosa, la rosa mística, la rosa divina, la rosa celestial, es el símbolo del Amor, la expresión divina materializada en forma de flor del amor de Dios por el mundo. Es el símbolo y el olor de los santos, del amor en si mismo. Pero Dios adornó estas hermosas flores con afiladas espinas, para que nos acordásemos del equilibrio,
para estimular la integración, para despertarnos a la ternura y el respeto.
Me permito entresacar estas líneas del precioso trabajo de Michael Brown "El Proceso de la Presencia", porque creo que no podría expresar mejor la auténtica esencia y mensaje de la rosa:
"Todos sabemos lo que es el dolor. Cada uno de nosotros lo ha experimentado (dolor físico, mental, emocional) tanto en esta vida, que tenemos la tendencia consciente o inconsciente de buscar un estado en el que podamos disfrutar de alegría eterna. Este estado del ser es posible aquí, pero no surge de la decisión de seguir un sendero que tenga "un destino" o un sendero que se ase en la exclusividad. Si Dios es infinito, el viaje hacia la realización divina tendrá que ser un viaje eterno. Si Dios lo creó todo, entonces tendremos que abrazarlo TODO para poder integrar lo que es Dios. El sendero hacia una experiencia vital auténticamente alegre sólo se hace posible cuando nos abrazamos a cada una de las experiencias que las vida nos ofrece. La alegría surge del abrazo a la belleza, a la fragancia y a las espinas de la vida. Es importante, sobre todo cuando las cosas se nos ponen difíciles, que recordemos que todo en esta vida es una expresión de Dios, con independencia de cómo la interpretemos en un momento dado.
Cuanto más conscientes estemos, más claridad tendremos, simplemente por el hecho de que las rosas tengan espinas no tenemos porqué sangrar, aunque sea algo que pueda pasar a veces. Las espinas están ahí para recordarnos que vayamos por el mundo con la conciencia del instante presente, para que no nos apresuremos, y para ser tan amables con nosotros mismos como suave es el tacto de un pétalo de rosa. De este modo nos daremos cuenta de lo hermosas y perfectas que son las espinas de la vida, que adornan nuestro sendero de vuelta hacia la plena conciencia.
Pero aún hay otra lección inherente en esta flor regia: ¡el mero hecho de que la rosa tenga espinas, no significa que haya que limpiarla de ellas!. Las espinas nos dicen que toda belleza en la creación se ha de transmitir con el amor, el cariño, la atención y el respeto inherentes a la conciencia del instante presente".
Así pues, este aceite esencial, considerado como el de mayor tasa vibratoria de todos los conocidos, misterioso, desconocido y venerado por los aromaterapeutas, es tal vez la llave maestra que permite transformar la experiencia de la soledad o del sentimiento de abandono, en la experiencia de la conexión profunda con el corazón del Universo:
El Amor.

SALVIA SCLAREA/ SALVIA ESCLAREA/ SALVIA ROMANA/ AMARO   (Salvia sclarea) - Hojas-

La salvia es una hierba santa y sagrada. Se le llama "hierba de Júpiter" y "hierba de la vida". Sclarea significa "clara" en latín, clarifica. Salvus a salvo, en buen estado; salvare: curar. En la Edad Media, la salvia era conocida como "El ojo de Cristo" (Oculus Christi). En medicina Ayurvédica la salvia purifica los canales energéticos.
Su aroma permite indagar en el subconsciente a través de los sueños y encontrar allí respuestas a nuestros conflictos o problemas actuales. Mejora y aumenta la intuición.

SÁNDALO HINDÚ (Santalum album) - Madera-
En medicina Ayurvédica, ayuda a desarrollar la inteligencia, a abrir el "tercer ojo", a incrementar la devoción y favorecer la meditación. También a transmutar la energía sexual.
Aroma divino, permite conectarse a una visión superior de las cosas y de la vida. Permite acceder, desde un estado sereno y desapegado, a un lugar interior desde donde las decisiones  son más sabias y profundas.

LAS FORMAS DE APLICACIÓN

Cualquier manera que nos permita disfrutar del aroma de los aceites esenciales es válida. En ocasiones, será interesante incluso que el aceite esencial se ponga en contacto con la piel. El uso de difusores eléctricos o quemadores de esencias, de vaporizadores, de sprays, de vahos es bien conocido por todos los practicantes de Aromaterapia. No hay que olvidar formas muy eficaces de conservar el aroma de los aceites esenciales en el cuerpo, como pueden ser los perfumes elaborados con el aceite o aceites que nos interesen en base a alcohol y agua  -perfumería alcohólica- o con bases oleosas (recomendable el aceite de jojoba porque nunca se oxida).
Pero lo más importante de todo es disfrutar de lo que se hace. Así que no hay que olvidar los baños y los masajes. Todo vale para ayudarse. Todo está ahí para que lo empleemos en nuestro proceso de crecimiento.
Para las personas que aún tienen reparos, que creen que no merecen emplear sustancias que a veces son caras y muy valiosas, tal vez sea bueno recordar que cada uno de nosotros es único, que cada uno de nosotros es importante, que estamos aquí por algo y para algo, y que somos como diamantes que se están puliendo. Los aceites esenciales, son una parte de ese proceso de pulido. Cuando uno mejora, cuando uno se siente bien, irradia una energía beneficiosa hacia el exterior. Esa energía es muy necesaria HOY. Merecemos esa energía, todos. Honremos a Dios disfrutándola, haciéndonos cada día más conscientes y humanos.


BIBLIOGRAFÍA

Aromaterapia para la curación. Robbi Zeck. Editorial Paidotribo, Badalona (España) 2007.
La Divinité des Plantes. Dr. David Frawley, Dr. Vasant Lad. Editions Turiya. Monoblet (France) 2004.
Huiles Essentielles et Parfums qui guérissent et qui relaxent. Sylvie Verbois. Editions TrajectoirE. Paris (France) 2001.
El Proceso de la Presencia. El Poder del Ahora y la Conciencia del Instante Presente. Michael Brown. Ediciones Obelisco. Barcelona (España) 2008.

 

Ponente: Enrique Sanz Bascuñana

(Se autoriza la reproducción total o parcial de este texto citando la fuente original. Gracias)

En algunos momentos de nuestras vidas, parece como si no encontrásemos la fuerza y energía necesarias para poder vivir nuestras emociones de manera positiva, creativa, enriquecedora, de manera que nos alimenten y nos hagan crecer como seres humanos. Aparentemente, es al contrario, todo un universo de sensaciones nos hace sentir como si estuvieramos en una montaña rusa emocional que nos lleva a territorios desconocidos y nos hace vivir sensaciones desagradables, duras, difíciles al fin y al cabo, parece como si nos sumergiera en muchas ocasiones, en pozos oscuros, difíciles, desagradables, que nos producen mucho dolor y sufrimiento.
Todos nosotros hemos vivido y vivimos este tipo de experiencias. Todos nosotros buscamos la felicidad. Todos nos preguntamos, en uno u otro momento de la vida, qué sentido tiene tanto dolor y sufrimiento en nuestras vidas y en el mundo, y no siempre encontramos respuestas a estas angustiosas preguntas.

Algunos maestros espirituales antiguos y modernos, no obstante, nos señalan que las emociones y lo que estas nos llevan a vivir diariamente, son el mejor camino para autoconocernos y para evolucionar y que las emociones que nos hacen sufrir y que nos producen dolor, también nos hacen crecer y madurar si sabemos extraer las enseñanzas de las que son portadoras (no hay que olvidar que también hay emociones que nos producen bienestar y placer, no pretendo asociar "emoción" a dolor únicamente).

Personalmente creo que es cierto que una mayor consciencia sobre nuestras mareas emocionales y sus causas, son una escuela de vida imprescindible y valiosísima para pasar por nuestra existencia de la forma más plena posible. Por lo tanto, desde mi punto de vista, no hay que suprimir las emociones "negativas" -aquellas que nos producen dolor y sufrimiento- y sólo buscar las "positivas" - aquellas que nos producen placer y bienestar-, porque si SUPRIMIMOS una emoción, lo que realmente estamos haciendo es "enterrarla", ocultarla en nuestro subconsciente. Esto es una simple estrategia de evasión, ya que no resuelve el problema de fondo.
Si las emociones son lecciones de vida, enseñanzas, la forma de que nos sirvan y ayuden a crecer no consiste en que enterremos el libro y olvidemos su contenido, ya que no habremos aprendido nada, sino que lo abramos, leamos, integremos el conocimiento y de este modo, podamos liberarlo una vez realizada su función.
Creo que esto es muy importante para todas aquellas personas que ven el la Aromaterapia, o en cualquier otra terapia o sistema externo, una solución a los problemas emocionales.
En nuestro recorrido por la vida, vamos a encontrarnos todo tipo de maestros y guías, de libros, enseñanzas, teorías, etc., que nos van a ofrecer el "MILAGRO" de hacer desaparecer nuestro dolor.
Nadie quiere, conscientemente, sentir dolor por enfermedades físicas o mentales, por pérdidas como muertes, divorcios, enfrentamientos, etc., nadie quiere tener problemas económicos que le hagan sentirse angustiado constantemente, nadie quiere ser agredido, nadie quiere morir..., forma parte de nuestra condición humana. Del mismo modo, cuando vemos a alguien en alguna situación difícil, la parte más  noble de nuestra naturaleza entra en acción e intenta ayudarle a solucionar su dolor.
Parece claro que los seres humanos huímos del dolor y el sufrimiento, sin embargo ¿porqué todos nosotros estamos inmersos en ellos?.
Tal vez porque la vida en este mundo es así, esa es su naturaleza, y esa es la realidad.
No vamos a cambiar la realidad cerrando los ojos o intentado engañarnos diciendo que lo blanco es negro, pero sí podemos cambiar COMO DESDE NUESTRO INTERIOR VIVIMOS ESA REALIDAD.
Desde aquí, la Aromaterapia y la Psicoaromaterapia, son aliadas muy valiosas y agradables que nos pueden ayudar mucho en  nuestro camino. Pero los aceites esenciales NO VAN A PRODUCIR MILAGROS, el milagro debemos crearlo nosotros.
Vamos a encontrar, como decía antes, todo tipo de personas y métodos que nos prometerán eliminar el dolor, el sufrimiento, incluso algunos muy atrevidos que intentarán convencernos de que nuestro cuerpo jamás morirá... Por lo general, vamos a ver que todos ellos van a cedernos "generosamente" estos conocimientos a cambio de alguna cantidad de dinero... Hasta ahora parece que todo va bien, todo el mundo tiene que sobrevivir y el intercambio es la base de nuestra vida en este planeta, pero ¿qué pasa cuando estas personas enferman? ¿qué pasa cuando estas personas sufren? -porque sufren- ¿qué pasa cuando estas personas mueren?...
Pues que nos han engañado...
Nos han engañado porque nos hemos querido dejar engañar, porque hemos puesto en sus manos el poder de nuestra vida que sólo nos pertenece a nosotros, buscando externamente quien se haga cargo de nuestros problemas y nos los resuelva.
Los aceites esenciales no van a hacer el trabajo que nos toca realizar como seres en crecimiento y evolución. Todas las emociones del mundo tienen que ser vividas, integradas, aprendidas por todos nosotros (las "buenas" y las "malas"). Que nadie espere que por usar o ponerse un aceite esencial, de repente va a ver solucionado cualquiera de los conflictos vitales que mantiene, eso es  absurdo y es poner el poder y la responsabilidad personal en algo externo, concretamente, en una botellita con un líquido que huele bien.
Entonces, si esto es así ¿para qué sirven los aceites esenciales? ¿porqué el título de esta charla hace referencia a ellos como "ayuda en crisis emocionales"?.
Creo que cuando una persona se hace consciente de que tiene un problema, un conflicto, o un malestar
emocional, y quiere resolverlo para sentirse mejor y para crecer como persona, los aceites esenciales sí son una gran ayuda, un buen compañero que nos da su apoyo, su energía, su maravillosa vibración y aroma, para alimentarnos, para fortalecernos, para darnos el empuje o simplemente, para darnos el cobijo, como si fueran un hombro en el que apoyarnos, en un momento difícil del camino.
Todos nos hemos visto en situaciones así, y es bueno recordar lo reconfortante e importante que es, a veces, una simple sonrisa, una palabra de apoyo, un gesto o una mano que nos ayuda a levantarnos. Después seguimos solos, pero en ese momento, esa intervención externa nos ha dado un respiro o nos ha dado "combustible" para continuar nuestro viaje con fuerzas renovadas.
Creo sinceramente que este es el verdadero papel de los aceites esenciales en procesos emocionales, y que si los hacemos servir con esta perspectiva, encontraremos mucha ayuda y no saldremos decepcionados de la aromaterapia.
¿Quien no ha vivido alguna vez la experiencia de ponerse enfermo físicamente después de una experiencia traumática, un disgusto, una fuerte discusión, un enfado o una situación muy estresante?. Los niños suelen ser excelentes barómetros tanto de procesos emocionales propios como en su entorno (familia, colegio), somatizando con mucha rapidez conflictos emocionales.

Desde este punto de vista, entonces, los aceites esenciales serían unos preparados que permitirían desbloquear y fluir mejor las energías estancadas por procesos emocionales. Cada día parece más evidente, incluso desde los sectores más conservadores del mundo de la medicina, que muchas enfermedades físicas tienen un componente emocional o psicológico. Esto ya lo sabían las antiguas tradiciones de todo el mundo, y está muy bien que volvamos a recuperar esa visión.

También es bueno honrar en nuestra vida estas experiencias, las "buenas" y las "malas" como formas que encontramos de crecer y  madurar, creo que la tendencia que encontramos en ciertas ramas de la "new age" de pasar de puntillas o simplemente de ocultar o camuflar emociones dolorosas es una forma de llegar a mucha gente y de hacer buenos negocios -nadie gusta de pasar por el dolor-,pero no lleva a cambios profundos en la vida de las personas.

Establecidas estas premisas, me gustaría comentar algunas cosas que podemos disfrutar de algunos aceites esenciales, ya que para mi es claro que no hay un criterio común que sirva para todas las personas por igual.

Es muy importante notar la conexión o necesidad que cada persona tiene en cada momento de su proceso personal para ayudarse de un aceite esencial u otro.

Una de las cosas que más me gusta de la Aromaterapia es que, en esencia, siempre busca tratamientos PERSONALIZADOS. Entiendo que los seres humanos, siendo intrínsecamente iguales, tenemos necesidades diferentes en momentos diferentes de nuestras vidas, y que lo que funciona para una persona no lo hace en otra. Esto he observado que es especialmente significativo en las terapias sutiles, tales como Homeopatía, Flores de Bach, Aromaterapia, Musicoterapia, Cromoterapia, Radiónica, etc.

Si nos entendemos como seres complejos, formados por varias manifestaciones de la energía, podemos entender que cada uno de nosotros, cuando se encuentra en un estado desequilibrado que le produce dolor o sufrimiento, necesita de un tipo de energía determinado que le ayude a encontrar su punto de equilibrio. Por ello, para la determinación de qué aceite esencial necesitamos en cada momento, son muy prácticas técnicas de diagnóstico tales como la Kinesiología (cinesiología) y radiestesia, ya que operan desde una parte de nuestro ser mucho más sabio que la mente racional.
En Aromaterapia, no obstante, disponemos de un recurso muy precioso que no tienen otras técnicas: LA AFINIDAD OLFATIVA.
Para mi resulta más que evidente que, cuando un aceite esencial gusta sobremanera frente a otros, es porque esa persona, en ese momento de su vida, lo necesita, ya que le aporta la energía que vibra en sintonía con sus desequilibrios, la energía que le aporta bienestar. El bienestar es un buen barómetro para enseñarnos el buen camino. Si escuchamos al cuerpo, las sensaciones de bienestar o dolor son mensajes llenos de información para
nosotros. Por ejemplo, si hubiese hecho caso del dolor de estómago que me producía la reunión de negocios que tuve con aquella persona, y no hubiese comenzado ningún negocio con ella, ahora no me vería en el problema que me estoy encontrando. No escuché a mi cuerpo en ese momento. Cuando un aceite esencial me llama poderosamente, cuando su olor me parece sublime, me hace encontrarme bien, me llena, me alimenta de algún modo, quiere decir que ese aceite esencial, en ese momento, es bueno para mi. Siempre recalco en mis cursos la importancia de escucharse y respetar que lo que para una persona puede ser excelente, para otra puede ser hasta repugnante... Por ello me resisto a dar especificaciones categóricas sobre el efecto que pueden tener los aromas de los aceites esenciales, porque no siempre es igual para todo el mundo, y es especialmente visible cuando en un grupo de personas, a una le repugna el olor de un aceite esencial que resulta  delicioso para otra. Aquí vemos claramente que no podemos clasificar los aceites esenciales, porque su efecto está en función de esa maravillosa e increible creación que es el ser humano, y que es diferente en cada uno de nosotros (esto también nos evita los errores  que a veces se producen por interferencia en test de kinesiología o radiestesia).

A pesar de todo, hay una energía y una dirección bastante clara en general en cuanto a efectos, también generales, de los aceites esenciales. Hago aquí resumen de los que he podido observar durante todos estos años, por mi experiencia y la de personas de mi entorno personal y profesional, de los que son para mi aceites esenciales más significativos como ayuda en procesos emocionales:

ALBAHACA (Ocimum basilicum)- Hojas-

En la medicina Ayurvédica, esta planta es sagrada, protectora del cuerpo, consagrada a Vishnu y Lakshmi, también a Krishna. Es un amuleto y filtro de amor. Favorece el nacimiento de la simpatía y calma la cólera.
Este aroma nos permite conectar con la seguridad interna, especialmente en cuanto a la comunicación con los demás. Favorece la autoexpresión y ayuda en los miedos asociados a hablar en público o simplemente a decir lo que se cree. Es un aroma que conecta con el frescor y la claridad que nacen de la autenticidad y de los sentimientos puros del corazón, por lo tanto está en contra de aquellas expresiones que pretenden manipular o controlar a otras personas o situaciones.

ANGÉLICA (Angelica archangelica) - Raíz-

El aroma de este aceite esencial, de nombre angelical, puede confundirnos respecto a sus aplicaciones prácticas, ya que se trata de uno de los mejores aliados para enraizarnos, tal y como ocurre con la planta, que posee un sistema radicular muy poderoso y eficaz. Cuando necesitamos conectarnos con la realidad, con nuestra vitalidad y poder físico, con nuestra fuerza para solventar dificultades, es bueno acordarse del potente, picante y terroso aroma de la raíz de angélica (existe otro aceite esencial de las semillas). Nos resulta útil en situaciones en las que queremos aposentarnos y expresar con fuerza nuestras ideas, llevándolas a cabo hasta el final. Excelente para personas que siempre "están en las nubes".

AZAHAR /NEROLI (Citrus aurantium L. var. amara) -Flores-

Para la medicina Ayurvédica, es un excelente tranquilizante natural. Evita el nerviosismo y la crispación mental.
El delicioso y único aroma del azahar nos permite encontrar un espacio interior amplio, luminoso, sereno y pacífico, desde donde podemos encontrar respuestas y elecciones en momentos críticos de la vida. Desde la luz y la amplitud, desde la paz y la serenidad, elegimos los caminos más armoniosos y beneficiosos en las encrucijadas vitales en las que nos vamos encontrando en el camino de la vida.

BERGAMOTA (Citrus bergamia) - Pericarpio -

En aquellos momentos oscuros, donde parece que no encontramos salida, donde todas las puertas parecen cerradas, donde se ha perdido la esperanza, la alegría, incluso las ganas de vivir, el aroma alegre, vivo, fresco, solar de la bergamota, es un bálsamo bendito que nos conecta con la luz perenne de nuestro espíritu. La luz está en nuestro interior, el olor de la bergamota nos conecta rápidamente con ella. Los momentos de sombra, la "noche del alma", son oportunidades de la vida para aprender sobre nosotros, sobre nuestra riqueza interior, sobre nuestra humanidad. La depresión y la tristeza sólo son lugares de tránsito, de conocimiento, no son un buen refugio para esconderse del dolor, porque nos producen mucho sufrimiento.
Es en la más completa oscuridad, donde se hace más formidable la presencia de la luz.

CEDRO VIRGINIA (Juniperus virginiana) - Madera-

Aceite esencial de fragancia leñosa, cálida, seca, masculina. Conecta con la seguridad, con la rectitud, con la corrección.
Cuando necesitamos cambiar el rumbo de nuestra vida, cuando hace falta valor para dar pasos cruciales e importantes, su aromadelicioso y austero nos ayuda a conectar con la fuerza interior necesaria para ello.

CLAVO (Eugenia caryophylata) - Botón floral /especia -

Según la medicina Ayurvédica, este aceite esencial reequilibra el fuego en el cuerpo, aportando armonía y aumentando el control sobre uno mismo y descargando la cólera y animadversión. Ayuda a la reconciliación, calmando los conflictos relacionales y afectivos. Estimula la consciencia, favorece la concentración.
Eugenia significa "bien nacida", el aroma picante y especiado de este aceite esencial nos ayuda a "renacer" en la vida cuando buscamos nuevas perspectivas vitales, cuando nos encontramos en tal desorden que parece estemos en un callejón sin salida...
El aroma conecta con una energía de limpieza, de ligereza, que permite eliminar lo sobrante, lo superfluo en la vida. Las ataduras inútiles, las cosas que no sirven, las cargas innecesarias que hacen el camino más pesado.
Conecta con la sencillez y la apertura mental.

CIPRES (Cupressus sempervirens) - Ramas/hojas/bayas-

Este árbol elegante, esbelto, espiritual y sobrio como pocos, nos conecta con la energía de protección y con la alineación necesaria cuando grandes cambios se producen en la vida. Damos un paso importante, pero tenemos que contar con el peso y la resistencia al cambio que siempre se produce. Necesitamos entonces una guía firme y segura, la propia forma y energía del ciprés nos conecta con ella.
Los cambios importantes en la vida suelen ir acompañados de fuertes sensaciones emocionales, con las que a veces no sabemos qué hacer. De algún modo, lo que hemos vivido anteriormente es muy diferente a lo que se nos pone por delante, y eso da miedo, inseguridad y angustia. Para pasar la prueba de la mejor manera posible, alinearse con nuestro centro es básico. La respiración es un tesoro inapreciable. El aroma del ciprés también nos ayudará a situarnos firmemente sobre el timón de nuestra vida para atravesar la tormenta en la que nos hemos precipitado. A medida que el barco vaya atravesando la tormenta, veremos como aparecen los aliados y ayudas que nos acompañan constantemente, que tenemos en nuestro interior. La voz interior es la mejor guía en este viaje.

HIERBABUENA (Mentha hybrida) -Hojas-

El aroma fresco, dulce, refrescante y alegre de la hierbabuena conecta con la vida, con el movimiento, con la acción.
Nos aporta vigor cuando estamos agotados, muchas veces, por dirigir nuestra energía hacia tantos frentes, que no llegamos a ninguno correctamente. Su energía fresca y directa, como un rayo láser, puede ayudarnos a enfocar nuestros esfuerzos en objetivos concretos de manera que no dispersemos nuestra energía vital.

INCIENSO (Boswelia carterii) -Resina-

Esta resina sagrada, de aroma penetrante y ligeramente picante, empleada desde la Antigüedad para entrar en comunión con el mundo espiritual, es  excelente para entrar en meditación y limpiar el campo etérico.
A nivel emocional, ayuda a sentirse protegido al conectar con la fuente de Amor Universal. Nunca estamos solos ni desamparados si somos capaces de conectar con ella.

JARA (Cistus ladaniferus) - Tallo/hojas-

La fragancia de la jara es extraña y única. No permite ambigüedades, o te gusta o no te gusta nada. Es un olor muy intenso, de tipo casi animal, almizclado, seco y dulce a la vez. Es un aceite esencial único con propiedades terapéuticas muy específicas. Muy buen regenerador y cicatrizante. También a nivel emocional es así, regenerador, cicatrizante... A emplear en situaciones realmente difíciles y traumáticas, aporta el calor y quietud necesarios para no dejarse llevar por la desesperación o la locura. Aroma para las crisis, como oportunidades únicas de cambio y aprendizaje. Aplicada en la zona del corazón, suaviza el dolor emocional.
Su poderosa energía reeestablece el flujo energético en todo el organismo. Ayuda a tomar conciencia, por lo que daremos el tiempo que nuestro proceso necesite para llegar a buen fin.

JAZMÍN ABSOLUTO (Jasminum officinale) -Flores-

En medicina Ayurvédica, se considera a esta flor como extremadamente refrescantes y calmantes. Ligeramente afrodisíacas (para las mujeres), incrementan el amor y la compasión y favorecen la recepción de las vibraciones de los mantras.
El aroma único de la flor del jazmín, sublime, permite transformar los miedos en material de autoconocimiento. Sentarse junto al miedo, aceptarlo, observarlo,  dejarlo sentir junto al aroma del jazmín y confiar en la respuesta que está en nuestro interior. Respirar conscientemente en todo momento.

JENGIBRE (Zingiber officinale) -Raíces-

Considerada en la medicina Ayurvédica como la mejor especia y la más sátvica de todas -Sattva, uno de los 3 principios básicos, principio de la luz, de percepción, de inteligencia y armonía. Sattva es la cualidad correcta del espíritu-. Se le considera como "remedio universal".
De aroma picante, especiado, el jengibre es excelente, tanto en aroma como en aplicaciones sobre la piel o tomando en rodajas la raíz en infusión, para combatir el agotamiento físico y emocional.
Tónico excelente, su acción energetizante es especialmente valiosa cuando después del agotamiento aparecen sentimientos de melancolía y tristeza. Cuando estás a  punto de tirar la toalla, el jengibre da fuerzas para resistir y seguir adelante.


LIMON (Citrus limonun) - Pericarpio-

Es un clásico en la Psicoaromaterapia como estimulante mental. Mejora la concentración, la retentiva, la memoria. Este aroma estimula el hemisferio izquierdo, racional, permitiendo liberarse de la confusión. Inhalar en momentos de mucho "parloteo mental", cuando cuesta tomar decisiones por falta de claridad.

MENTA PIPERITA (Mentha piperita) - Hojas-

Junto con el limón, otro clásico como estimulante mental, pero en este caso, con la potencia y el frescor de su energía "láser" que profundiza más allá de la mente, más arriba, hacia donde nace la intención de las cosas. Ayuda a conectar con el propósito de vida, a centrarnos en el camino que nuestro ser interno quiere seguir.
Conecta con la pasión: "la menta, la pasión aumenta" dice un refrán español.

NARANJA DULCE (Citrus sinensis) - Pericarpio-

Este es un aroma de alegría. Ayuda a conectar con el sentido del humor, con la alegría, con la ligereza de la vid. En momentos de depresión o profunda melancolía, es bueno conectar con la risa, con el humor, que nos sacan del pozo de nuestra autoconmiseración y nos conectan con la grandeza de la VIDA. Las preocupaciones, el estrés, el
darle mentalmente muchas vueltas a las cosas, son excelentes maneras de perder mucha energía. Acabamos agotados sin hacer esfuerzos físicos.
Inspirar y expirar con el aroma de la naranja, sonreir al hacerlo, es una manera muy muy económica y eficaz de cambiar el rumbo de un día, de una vida.
Para los serios...

PACHULI (Pogostemon cablin) - Tallo y hojas-

Este es tal vez el aroma más intenso y persistente con que trabajamos en Aromaterapia. Su olor humedo, oscuro, terrenal, ha sido asociado injustamente durante décadas a suciedad y falta de higiene, por el mal uso que se hizo durante la época hippie. Sin embargo, si nos permitimos "escucharlo" con nuestro olfato, veremos infinidad de matices y de riqueza -sobre todo si es maduro, si tiene algunos años- aromática, y sentiremos como una sensación de paz nos llena. El aroma del pachuli conecta con la paz interior, con el consuelo de la reconexión de todas nuestras partes separadas, lo que a veces se llaman "fragmentos del alma". Esta separación no es real, pero para nuestra mente  convencional si lo parece. La energía del pachuli ayuda a entrar en el estado de serenidad y de paz interior que nos alimenta como ninguna otra cosa. Respira conscientemente, conecta con el aroma, conecta con tu corazón, permite que la suave energía del pachuli penetre en todo tu cuerpo y ríndete al ritmo del Universo.

PALMARROSA (Cymbopogon martinii) -Tallo y hojas-

El suave aroma de la palmarrosa conecta con el corazón, permite abrirlo en situaciones dolorosas de traición o herida emocional. Dentro del corazón, el bálsamo de la compasión y la energía del amor que todo sustenta, ayudan a curar, regenerar y cicatrizar esas heridas. Por lo general, suele ocurrir que es a nosotros mismos a quien primero tenemos que perdonar. También es a quien más suele costar hacerlo... El camino del perdón es difícil y sublime. Difícil porque requiere de nosotros desprendernos de nuestras miserias, y de nuestras mentiras y conectarnos con lo que realmente somos. Diametralmente opuesto al ego que suele gobernar nuestros actos. Sublime, porque nada hay más sanador y curativo:, sólo desde el perdón florece la nueva vida. No se puede caminar por el mundo con las heridas abiertas, no durante mucho tiempo al menos. Hay que tomarse el tiempo que se necesite para curarlas, cerrarlas y aprender de la lección que nos ha traído esa experiencia.

POMELO (Citrus paradisii) -Pericarpio-

De aroma excepcionalmente agradable, su energía conecta con la alegría, el optimismo, la luz, la ligereza.
En momentos de decaímiento emocional,nos aporta una energía que conecta con la vida, y con el propósito que hemos venido a realizar cada uno de nosotros. Todos somos importantes, todos somos únicos y diferentes, todos estamos aquí porque nuestra contribución es necesaria. El pomelo conecta con la energía del Sol, generosa, abundante, incesante, que da y da vida...

ROSA (Rosa damascena) -Flores-

Es el aroma del amor. La rosa, la rosa mística, la rosa divina, la rosa celestial, es el símbolo del Amor, la expresión divina materializada en forma de flor del amor de Dios por el mundo. Es el símbolo y el olor de los santos, del amor en si mismo. Pero Dios adornó estas hermosas flores con afiladas espinas, para que nos acordásemos del equilibrio,
para estimular la integración, para despertarnos a la ternura y el respeto.
Me permito entresacar estas líneas del precioso trabajo de Michael Brown "El Proceso de la Presencia", porque creo que no podría expresar mejor la auténtica esencia y mensaje de la rosa:
"Todos sabemos lo que es el dolor. Cada uno de nosotros lo ha experimentado (dolor físico, mental, emocional)tanto en esta vida, que tenemos la tendencia consciente o incosciente de buscar un estado en el que podamos disfrutar de alegría eterna. Este estado del ser es posible aquí, pero no surge de la decisión de seguir un sendero que tenga "un destino" o un sendero que se ase en la exclusividad. Si Dios es infinito, el viaje hacia la realización divina tendrá que ser un viaje eterno. Si Dios lo creó todo, entonces tendremos que abrazarlo TODO para poder integrar lo que es Dios. El sendero hacia una experiencia vital auténticamente alegre sólo se hace posible cuando nos abrazamos a cada una de las experiencias que las vida nos ofrece. La alegría surge del abrazo a la belleza, a la fragancia y a las espinas de la vida. Es importante, sobre todo cuando las cosas se nos ponen difíciles, que recordemos que todo en esta vida es una expresión de Dios, con independencia de cómo la interpretemos en un momento dado.
Cuanto más conscientes estemos, más claridad tendremos, simplemente por el hecho de que las rosas tengan espinas no tenemos porqué sangrar, aunque sea algo que pueda pasar a veces. Las espinas están ahí para recordarnos que vayamos por el mundo con la conciencia del instante presente, para que no nos apresuremos, y para ser tan amables con nosotros mismos como suave es el tacto de un pétalo de rosa. De este modo nos daremos cuenta de lo hermosas y perfectas que son las espinas de la vida, que adornan nuestro sendero de vuelta hacia la plena conciencia.
Pero aún hay otra lección inherente en esta flor regia: ¡el mero hecho de que la rosa tenga espinas, no significa que haya que limpiarla de ellas!. Las espinas nos dicen que toda belleza en la creación se ha de transmitir con el amor, el cariño, la atención y el respeto inherentes a la conciencia del instante presente".
Así pues, este aceite esencial, considerado como el de mayor ta

{
}
{
}

Comentarios Psicoaromaterapia como auxiliar en crisis emocionales

Hola, buscando información he llegado esta charla, a medida que iba leyendo,pensaba como me hubiera gustado estar presente, la descripción de los olores es totalmente diferente, llegas a sentir el olor, todos sabemos que olor tiene por ejemplo la albahaca leyendo la descripción es que te viene a la mente su aroma. Quiero aplicar aromaterapia en personas con discapacidad y realmente la info me ha servido mucho.
Grácias.
Tesa
Teresa Teresa 23/02/2010 a las 15:30
Hola, la informacion me parece muy sublime, su enfoque es hermoso ya que desde la divinidad que habita en cada uno de nosotros los aceites esenciales potencian su efecto sanador. Me gustaria recibir informacion sobre aceites como el geranio, eucalipto, lavanda, manzanilla, enebro, tomillo y melisa
muchisimas gracias 
marisol azuaje marisol azuaje 02/10/2010 a las 14:08
Marisol, le remito a esta información en alguno de mis dos libros:
Aromaterapia, de la magia a la certeza científica. Ediciones Obelisco.
Aromaterapia práctica. Una terapia para el placer. Ed. El Mundo de las Terapias.
Puede encontrarlos, entre otros sitios, en "El Jardín del Libro" y en www.apsaravital.com
Saludos
Hola Enrique, gracias por compartir tu conocimiento.
Roser Roser 11/02/2011 a las 16:03

Deja tu comentario Psicoaromaterapia como auxiliar en crisis emocionales

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.